Jesús Gallardo

“Ya sea en lienzos de pequeño o gran formato, ya sea el óleo o el grabado la técnica que lo asiste, la obra de Jesús Gallardo lleva a frecuentar un Guanajuato que destila presencia y esencia, obra en las que coexisten el puro interés plástico que motiva al artista a volver reiteradamente sobre un mismo motivo y la expresión de la magia de un entorno “

Jesús Gallardo, nació en León, Guanajuato, el 11 de diciembre de 1931. A los 17 años el maestro Jesús Gallardo inició sus estudios en la Academia de San Carlos, en la ciudad de México. Fundó en 1952 de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guanajuato y en  el año de 1971 la Escuela de Grabado de la misma casa de estudios Gallardo ha tenido en la ciudad de Guanajuato inspiración y desafío.  La ha visto al derecho y al revés y ha recreado durante años los estados de ánimos de sus paisajes; tanto el  urbano  como el natural,  evocando  una y otra vez al  Guanajuato que  ha sido para él musa y modelo a la vez. En 1972 pinta los murales del Palacio Municipal de León.

“Jesús Gallardo es ante todo un artista libre. Sin haber entrado nunca a la dinámica mercadológica de la gestión y la política cultural, continúa recreando el paisaje guanajuatense, pero ahora con una paleta simplificada, sobria, que le permite abstraer, sintetizar y depurar el instante fugaz captado por su ojo de maestro”.

Actualmente, Jesús Gallardo busca con nuevos proyectos visuales y con renovados ejercicios de observación, la síntesis del paisaje de Guanajuato. “Los años me han llevado a sintetizar, a simplificar mi paleta… no es decisión mía, es un proceso natural”, comenta.  

Sobre la obra pictórica de Jesús Gallardo se han publicado solamente ensayos en catálogos y escasos textos críticos de carácter periodístico. Esto a pesas de que su producción es abundante y diversificada, ya que ha trabajado en decoraciones murales, y en una cuantiosa gráfica que ha llegado a niveles de virtuosismo inverosímil. A todo ello hay que agregar su trabajo paisajístico, que  funge como un  hilo conductor y  como clara esencia de actividad creativa.